Desarticulan al menos 33 células terroristas en Túnez durante 2020

En lo que va del año las autoridades tunecinas detuvieron a un total de 1,020 personas que pertenecían a organizaciones terroristas.

7
terrorismo armas
Pixabay

Las fuerzas de seguridad tunecinas desarticularon en lo que va de año al menos 33 células de ideología takfirista y detuvieron a un total de 1,020 individuos por pertenecer a organizaciones terroristas, reveló el ministro del Interior, Taoufik Charfeddine.

Durante el mismo periodo, las autoridades llevaron a cabo cerca de 48 operaciones en las que eliminaron a nueve elementos terroristas, mientras que otras 876 personas comparecieron ante el tribunal especializado en la lucha antiterrorista y crimen organizado, de las cuales 112 fueron condenadas a prisión, explicó el responsable ante la comisión parlamentaria sobre Seguridad y Defensa.

Asimismo, los cuerpos de seguridad se incautaron de nueve fusiles de tipo Kalashnikov, una importante cantidad de munición y minas artesanales, además de descubrir un gran número de escondites utilizados como talleres de fabricación de explosivos en la zona montañosa del oeste del país.

“Estos éxitos se deben al conjunto de medidas de seguridad puestas en marcha y las precauciones tomadas en el marco de la lucha contra el terrorismo que se basan en un alto nivel de vigilancia y operaciones preventivas para eliminar a los terroristas”, declaró Charfeddine.

En este sentido, el ministro advirtió de que, tanto las organizaciones terroristas como las redes criminales, han modificado durante este último año sus tácticas y estrategias aprovechando que el Estado está inmerso en la lucha contra el coronavirus, cuyo balance oficial ha alcanzado los 84,400 casos positivos y 2,345 decesos.

Por otro lado, aseguró, la seguridad no es siempre la solución más segura ni la única para reducir el crimen, “pero todos los esfuerzos deben conjugarse: la sociedad civil, la institución educativa, la familia, así como las autoridades legislativas y judiciales competentes”.

Según el prestigioso grupo de análisis “The Soufian Group”, Rusia es el principal país de procedencia de los combatientes extranjeros que se sumaron a la organización Estado Islámico (EI), seguido de Arabia Saudí, Jordania y Túnez.

Este último país, donde se calcula que se han unido al EI unos 5,000 combatientes, sufrió en 2015 una cadena de atentados yihadistas que segaron la vida de 72 personas, 60 de ellas turistas extranjeros.

El presunto autor del último atentado perpetrado en Francia el pasado 29 de octubre es un joven tunecino de 21 años, Brahim Issaouis, que había llegado a Europa de forma clandestina a finales de septiembre a través de la isla italiana de Lampedusa. El ataque se produjo en una iglesia de Niza y se saldó con tres víctimas mortales.

Con información de EFE.

También lee: Ataque terrorista en Viena deja al menos un muerto



En Vivo