El contagio de Trump con Covid-19 complica meta republicana de mantener el Senado

La respuesta del presidente estadounidense ante el coronavirus hizo que los republicanos teman perder la mayoría del senado en las elecciones presidenciales del próximo mes.

25
Donald Trump
Reuters

La respuesta del presidente Donald Trump a su diagnóstico de Covid-19, incluyendo su sorprendente decisión de poner fin a las conversaciones con el Congreso para apuntalar una economía afectada por la pandemia, ha hecho que sus compañeros republicanos teman perder la mayoría del Senado de Estados Unidos en las elecciones del próximo mes.

Los republicanos tienen una mayoría de 53-47 en el Senado y con carreras no definidas por 10 escaños, incluyendo ocho que están en manos de los republicanos, el partido esperaba concentrarse en confirmar al tercer nominado de Trump a la Corte Suprema y consolidar una mayoría conservadora de 6-3 en el tribunal que podría durar por décadas.

En cambio, el diagnóstico de Trump y su continuo desdén por los riesgos de la enfermedad han vuelto a poner de relieve una crisis sanitaria que ha matado a más de 210,000 personas en Estados Unidos, más que en ningún otro país.

La revelación de que Trump tenía el coronavirus fue “el clavo en el ataúd” para las esperanzas del partido de defender su mayoría, dijo un asesor republicano de alto nivel del Senado, particularmente porque Trump persistió en la tergiversación de los riesgos.

“La perspectiva de una gran pérdida de escaños está ahí”, dijo el asesor. En referencia a Joe Biden, el rival demócrata de Trump en la votación del 3 de noviembre, el ayudante añadió: “creo que podrían ser hasta nueve o diez si Biden gana a lo grande, lo cual creo que puede ser”.

Las encuestas de opinión de Reuters/Ipsos de esta semana mostraron que los aspirantes demócratas van a la cabeza en Arizona y Carolina del Norte, dos estados en disputa.

Tres importantes analistas electorales independientes agregaron al aliado de Trump, el senador Lindsey Graham de Carolina del Sur, a la lista de republicanos vulnerables.

Con la frente en alto ante el Covid-19

El portavoz de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, defendió la respuesta del presidente.

“El presidente ha sido claro. La gente debe tener cuidado y tomar precauciones, pero no podemos permitir que el virus dicte un confinamiento completo de nuestra sociedad”, dijo Murtaugh. “Se enfrenta al Covid de frente, como (Trump) ha estado luchando por el país los últimos cuatro años.”

Te puede interesar: Donald Trump culpa a China del Covid-19 y dice que pagará “un alto precio”

Trump apareció en un video en Twitter presumiendo que contagiarse del Covid-19 fue un “regalo de Dios” porque le dio una visión de los tratamientos. Pero la Casa Blanca ha ofrecido poca información detallada sobre su condición o el costo que la enfermedad ha tenido para sus pulmones.

“Si el presidente vuelve al hospital, si hay complicaciones, podría ser un momento muy volátil”, dijo el estratega republicano Ron Bonjean, que está cerca de la Casa Blanca y de los senadores republicanos.

Trump asustó a Wall Street torpedeando las conversaciones para una nueva ronda de estímulo por el coronavirus, empañando una métrica que él y sus compañeros republicanos habían pretendido mantener como una señal de éxito.

“Los republicanos son los más fuertes al hablar de la pandemia en términos económicos (…) esa es una ventaja”, dijo un estratega republicano que está trabajando en varias carreras clave para el Senado.

“Nada en los eventos de la última semana ha apuntado la conversación en esa dirección. Estamos hablando de nuevo sobre los aspectos sanitarios de la pandemia y no se ve como una conversación útil para los republicanos”, dijo el estratega.

Republicanos vulnerables

El coronavirus, que ha infectado a más de 7.5 millones de personas en Estados Unidos, está aumentando en 25 estados, incluidos varios en los que los actuales republicanos enfrentan retos: Alaska, Iowa, Montana, Carolina del Norte y Carolina del Sur.

El foco de atención del Covid-19 podría ser más peligroso para los senadores republicanos vulnerables conocidos por su lealtad a Trump, entre ellos Graham, Martha McSally de Arizona, Joni Ernst de Iowa y Thom Tillis de Carolina del Norte. Tillis también dio positivo en el examen de Covid-19.

“Esto es muy poco útil para los candidatos. Realmente, no hay manera de evitarlo”, dijo un funcionario de una campaña republicana para el Senado.

Su mejor oportunidad de alejar el debate del coronavirus llegará el próximo 12 de octubre, cuando el Comité Judicial del Senado comience las audiencias de confirmación para la Corte Suprema de la conservadora Amy Coney Barrett.

Esa fue la respuesta del líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, quien el martes dijo que apoyaba la medida de Trump de interrumpir las conversaciones sobre la ayuda económica por el coronavirus.

“Tenemos que concentrarnos en lo que se puede lograr”, dijo McConnell, aludiendo a las audiencias de confirmación de la próxima semana.

La importancia de la Corte Suprema en temas claves para los republicanos, desde el aborto hasta el derecho a portar armas y los impuestos, podría ayudar a los candidatos en desventaja a apuntalar el apoyo entre su propia base e incluso ganar votantes independientes, dijeron los estrategas.

Una encuesta de Morning Consult/Politico publicada el miércoles mostró que el 46 por ciento de los votantes están a favor de la confirmación de Barrett, un aumento de 9 puntos desde que se anunció su nombramiento.

Con información de Reuters.

También lee: Donald Trump dice que haberse contagiado de Covid-19 “es una bendición”



En Vivo