Covid-19 podría llevar a peor hambruna en Latinoamérica en 30 años: FAO

La pandemia podría sumar 28 millones de personas en condición de pobreza extrema sin acceso a una canasta básica de alimentos a los 47.7 millones ya existentes.

14
Pobreza Latam.
EFE

La cantidad de personas en condición de hambre en América Latina y el Caribe puede elevarse este 2020 hasta niveles no vistos en los últimos 30 años debido a la pandemia, alertó el subdirector general y representante regional para América Latina y el Caribe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), Julio Berdegué.

El directivo alentó a llevar a cabo una transformación de los sistemas alimentarios para remontar el camino.

El impacto de la pandemia sobre la alimentación será uno de los temas principales de la 36ª Conferencia Regional de la FAO, que se celebra desde este lunes y hasta el próximo miércoles de manera virtual pero con Nicaragua como país anfitrión, y en la que también se abordará el momento clave en el que se encuentran América Latina y El Caribe para comenzar a impulsar esa gran transformación.

Antes del impacto del Covid-19, en la región había 47.7 millones de personas en condición de pobreza extrema que no podían conseguir ni una canasta básica de alimentos, a los podrían sumarse otros 28 millones debido a la pandemia, proyectó el representante de la FAO, lo que igualaría el registro de 1990.

La crisis económica que ha generado el Covid-19, que para Latinoamérica puede suponer una recesión del 9.1 %, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), es patente también en el sobrepeso y la obesidad, al verse muchas familias obligadas a comprar alimentos más baratos y generalmente poco saludables, y por un cambio en el estilo de vida.

“Mi llamado es a actuar, podemos evitar que esto sea tan grave o más grave de lo que ya es”, expresó Berdegué.

“Reconstruir transformando”

La ambición de la FAO es que las “fuertes inversiones” que están haciendo muchos gobiernos para amortiguar el impacto de la pandemia sirvan a la vez para llevar a cabo una transformación de los sistemas alimentarios.

Esto conlleva una fuerte apuesta por la innovación tecnológica y nuevas formas de producción sostenible, de manera que a futuro se puedan garantizar una alimentación saludable y sustentable a la población.

“Si vamos a invertir en la agricultura familiar para que siga produciendo, este es el momento de guiarlos en el cambio tecnológico y en una agricultura más sostenible; si vamos a invertir en mercados mayoristas, hagamos mercados que no sean fuentes de contaminación, con los servicios adecuados”, ejemplificó Berdegué.

“Es un gran momento para reconstruir transformando y que lo que resulte de esta crisis sea un mundo mejor”, aseveró.

Innovación y agricultura digital

La FAO contempla las tecnologías digitales y otras formas de innovación como una de las prioridades para mejorar los sistemas alimentarios y las sociedades rurales, y así lo abordará en su Conferencia Regional.

“Sin innovación científica y tecnológica es imposible ni transformar los sistemas alimentarios ni generar mayores oportunidades y mayores empleos, ni resolver los problemas ambientales de la agricultura y la alimentación”, dijo Berdegué.

El responsable de la FAO puso como ejemplo el rápido avance que los medios de compra digitales han experimentado en los últimos meses debido a las cuarentenas por la pandemia e indicó que “las pequeñas tiendas, la agroindustria y las cooperativas de pequeños agricultores” no se pueden quedar fuera de estos progresos.

“La tarea es invertir creando empleo y ayudando a que esta transformación digital sea incluyente y no se transforme en otra forma de desigualdad como tantas que tenemos en América Latina y el Caribe”, expresó Berdegué.

Agricultura sustentable y resiliente al cambio climático

La FAO busca también que estas innovaciones tecnológicas faciliten un aumento de la producción agrícola y a la vez que este resulte a partir del uso eficiente de los recursos naturales y la conservación de la biodiversidad, lo que ayuda a mitigar los efectos del cambio climático.

Esta variable medioambiental, que incluye materias como la deforestación o la escasez de aguas, entre otras, será también un punto clave de la Conferencia Regional, ya que, en palabras de Berdegué, “los gobiernos han de comprender que no puede haber una agricultura moderna, con algún sentido de futuro, si no es una agricultura sostenible”.

La Conferencia Regional reúne a autoridades de 33 países y a decenas de organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del sector privado y del mundo científico, y por su carácter virtual será “las más abierta y participativa” realizada hasta la fecha, según Berdegué, que invitó a los ciudadanos a seguirla por Internet.

Con información de EFE.

También te puede interesar: Se necesita más ayuda sincronizada para abordar crisis de Covid-19: FMI



En Vivo